70° curación oficialmente reconocida de la Virgen de Lourdes

“Mi vida es un milagro”

La experiencia de sor Bernadette Moriau curada en Lourdes

La hermana Bernadette Moriaux fue sanada en Lourdes: es la 70° curación oficialmente reconocida. Antes y después de su recuperación, siempre ha estado presente con los enfermos. Este es el relato de su experiencia, oblata franciscana del Sagrado Corazón de Jesús, de Nantes, al encuentro de San Francisco, el Papa Francisco y Nuestra Señora de Lourdes.

Bernardette

Esta entrevista fue entregada a Radio Espérance para el programa “Studio Romain“, emitida el 6 de febrero de 2019. Y fue transcrita para Zenit por Hugues de Warren. Lo publicamos con el amable permiso de Radio Espérance.

La hermana Bernadette Moriau relató su curación en su libro: “Mi vida es un milagro : no desesperar nunca“, publicado por JC Lattès, con Jean-Marie Guénois y Mons. Jacques Benoit-Gonnin.

Radio Esperance – Hermana Bernadette, la diócesis de Beauvais dirigió la investigación del milagro, pero este milagro ocurre en un terreno: usted es franciscana, ¿cómo San Francisco de Asís ha sido llamada?

Sor Bernadette-En primer lugar, soy de una familia de clase trabajadora y entré a la congregación de las Hermanas Oblatas Franciscanas del Sagrado Corazón de Jesús, hace 60 años. Una congregación franciscana porque ya mis padres eran de la tercera orden franciscana, desde muy joven me bañé en esta espiritualidad que me correspondía muy bien y llegué a Bresles en esta pequeña fraternidad con tres hermanas en 2006. Una fraternidad donde, a la manera de Francisco, tratamos de vivir como hermanos, de tener la puerta abierta para dar la bienvenida a todos, para acoger las alegrías, para acoger los sufrimientos, para acoger las angustias. En una vida de oración, por supuesto, en fraternidad en la Iglesia, el oficio del tiempo presente, los tiempos de oración, los tiempos de lectura personal, los tiempos de alabanza y nuestra inserción en la vida de la Iglesia.

Como Francisco, tendemos a ser como él, pequeños en un proceso de pobreza y sencillez de vida, a vivir una vida fraterna reconociendo a cada hombre como hermano, hijo del mismo padre. Nuestra fundadora Madre Marie-Therese de la Croix, cuya Orden se fundó en 1875 en La Gaubretière, en laVendée, se fue a vivir a la diócesis de Nantes, a petición de Monseigneur Le Coq, donde se estableció la casa madre, por donde cada una de nosotras hemos pasado. Allí, nuestra fundadora, siguiendo los pasos de San Francisco, nos invita a acoger la vida con los brazos llenos, no a ser fijos sino a estar disponibles y cerca de la miseria de los menos socorridos de nuestra tierra. Es cierto que durante un tiempo fuimos hospitalarias con los ancianos en la clínica y ahora ha evolucionado tanto que es a través del trabajo asalariado pero las hermanitas de Honduras, ya que tenemos una fundación en Honduras, se ocupan de los más pobres, de los enfermos, de los niños pequeños en el centro de nutrición y luego a la pastoral.

La mayor parte de su vida en esta comunidad ha sido llevar también la Cruz del Señor en la enfermedad …

Sí, pero es cierto que estudié enfermería en la congregación después de mi noviciado, para servir a los enfermos, que fue mi mayor alegría y que practiqué durante dos años. Comencé a tener problemas en la columna vertebral, después de cuatro cirugías que me incapacitaron y tuve que dejar mi profesión muy rápidamente. Me gradué en 1966, en 1965 y en 1968, me operaron y fui al otro lado de la barrera, del lado de los enfermos y no del lado de los cuidadores. Es una experiencia de la que no me arrepiento, porque viví allí en medio de los enfermos que está en el hospital o en el centro de reeducación, viví con los demás discapacitados toda esta dimensión de la oración de la fraternidad.

Usted se reunió con el Papa Francisco en Roma, ¿puede decirnos algunas impresiones de esta reciente peregrinación?

Resulta que después del reconocimiento del milagro, me llevaron a escribir un libro. No es de mi elección, sino a petición de la Iglesia. Escribí que mi vida es un milagro porque al releer mi historia descubrí todas estas señales de Dios en mi vida. De hecho, si todavía estoy aquí, es realmente un milagro que terminó con el de Lourdes, por supuesto. Este libro ha sido traducido al polaco primero e italiano. Me encontré yendo a Roma con mi obispo y Jean-Marie Guénois, quien escribió el libro conmigo. Él es un periodista en el Fígaro, se ocupa de cuestiones religiosas, con él hice un trozo de camino para compartir mi itinerario. A petición del obispo, continué escribiendo este libro después de haber enviado los dos primeros capítulos. Para mi gran sorpresa, resultó que este libro tuvo un gran impacto ya que fue traducido también en italiano

Así que fui a Roma para el lanzamiento del libro y una conferencia de prensa. Tuve la alegría de conocer al Papa Francisco y presentarle este libro escrito en francés e italiano. Me impresionó mucho este hombre de Dios a quien aprecio mucho, marcado por su sencillez, su humildad. Me siento muy cerca de él porque, aunque es jesuita, es muy franciscano. Mi superiora general recién nombrada vino conmigo y ella le presentó la vida de nuestra Madre fundadora, le dio un paño hecho por mujeres lencas. de Honduras, las más pobre y Nuestra Señora de Suyapa, es cierto que el Santo Padre nos ha recibido como sus hijos y he podido confiarle a todos los enfermos, los cuidadores y todo este mundo de los pobres, yo le agradecí que nos recuerde todo este estilo de vida de San Francisco de Asís porque, como jesuita que es, para mí, tiene una gran espiritualidad franciscana.

Me sorprendió que haya estado en Marruecos para celebrar el ochocientos aniversario del encuentro de Francisco con el Sultán, donde Francisco finalmente fue el hermano y le dio la bienvenida como un hermano al Sultan. No quería convertirlo, pero experimentaron un encuentro de paz y acogida recíproca, que es una gran lección para el mundo de hoy.

¿Participó en la misa de la mañana del Papa Francisco que le recibió a continuación?

Tuve una misa con el Papa en Santa Marta y lo vimos después de la misa. No duró mucho tiempo ya que eramos muchos y estaba muy cronometrada, pero creo que fue muy intenso, lo que viví es muy difícil de expresar pero era muy, muy marcado, porque de hecho fui allí en mi nombre pero al mismo tiempo llevé conmigo toda la diócesis, toda la parroquia, todos aquellos con quienes trabajé en la Iglesia.

Él está muy atento a los refugiados y a los pobres. Es cierto que nosotros, los franciscanos, tratamos de estar muy atentos a los más pobres

con los que sufren, no para estar en la superioridad sino para ser hermanos.

Después de su encuentro con San Francisco y el encuentro con el Papa Francisco en Roma, ¿qué puede decirnos sobre su reunión con María en Lourdes?

Bueno, han pasado cuarenta y dos años desde que sufrí de mi columna vertebral y yo iba hacia una parálisis. Sucede que estaba en la enfermería en Nantes y la superiora general en ese momento me ofreció venir aquí en Bresles, elOise, durante cuatro meses para asegurar la acogida de la Fraternidad. Todavía podría hacer esto incluso si no caminara largas distancias pero la acogida podía hacerla todavía. Así que acepté venir aquí y ahí es donde el Señor me estaba esperando. Estaba seguida por el centro del dolor en Nantes y aquí me siguió un médico, el Dr. Fumery, responsable de la Hospitalidad, que acompaña a los enfermos de l Oise cada año en Lourdes y él. -incluso que hace cuarenta años que participa en la peregrinación. Ya ha participado con sus padres, Fue joven camillero y luego como médico continuó. Un día me dijo: “¿No vendrías a Lourdes con nosotros?”.

En el momento en que estuve bajo morfina durante catorce años, lo vi con regularidad. Sé que le dije que ya no creía en el milagro para mí, pero al mismo tiempo tomé esta invitación como una llamada del Señor, una llamada de la Virgen María para reunirme con él en esta fiesta de las 150 apariciones de María a Bernadette. Entonces, esta llamada resonó en mí desde febrero hasta julio de 2008, cuando comencé con los enfermos y siempre digo que lo que más me ha marcado es llegar a la plataforma de la estación es esta fraternidad universal, y ya no hay ninguna diferencia entre los cuidadores, los enfermos y los peregrinos, ya no vemos una discapacidad, caminamos juntos como hermanos y hermanas,

En Lourdes participé en la peregrinación a través de los sacramentos, el sacramento de la reconciliación, el sacramento de los enfermos que recibí: le pedí al Señor la fuerza para continuar mi camino de discapacitada y de sufrimiento. Luego fui a las piscinas donde pedí la conversión del corazón. Lo que más me marcó fue la procesión del Santísimo Sacramento donde, en la Basílica de San Pío X, después de la procesión y el tiempo de silencio de la adoración, el obispo monseñor James vino a bendecir a los enfermos con el Santísimo y cuando vino a nosotros tenía estas palabras en mi corazón, Jesús me dijo: “Camino en medio de ti, veo tu sufrimiento, el de tus hermanos y hermanas enfermos, dame todo”. En ese momento, sentí esta presencia viva de Cristo.

Luego la peregrinación terminó y regresé como me había ido, si no más cansada y más dolorida. Descansé durante tres días con el aparato porque tenía el corsé, tenía una férula en la pierna y el pie, tenía el neuroestimulador que caminaba continuamente y viví con auto-sondas durante diez años.

El tercer día después de mi regreso de Lourdes, quedé habitada por esta experiencia que había tenido en Lourdes, y fui a adorar en nuestra capilla con la hermana Marie-Albertine. La pequeña capilla de Saint-Claude, que ahora vamos a bautizar como Nuestra Señora de Lourdes porque es la capilla del milagro, y luego, durante la adoración, fue al mismo tiempo que la procesión del Santísimo Sacramento en Lourdes. A las 17:45 sentí en mi cuerpo una gran relajación y un calor que me invadió, pero no sabía lo que significaba, así que terminé la oración y regresé a mi habitación. Allí, percibí una voz que me decía: “Quita tus aparatos”. No razoné y en un acto de fe pensé en el Evangelio donde Jesús le dijo al paralítico: “Levántate, toma tu camilla y camina”. Me quité el aparato del pie y de la pierna y mi pie se enderezó, podía poner mi pie en el suelo. Y luego me quité el corsé, ya no tenía más dolor para moverme. Fui a encontrarme con nuestra hermana en la sala de estar frente a la estatua de la Virgen María y le dije: “No sé lo que me está pasando”. Allí tomamos un momento de oración y lloramos, así que continué el proceso, detuve el neuroestimulador, detuve la morfina brutalmente sin ningún síndrome de abstinencia y fui al baño y ya no necesitaba una sonda y al día siguiente caminé cinco kilómetros hacia el bosque. Allí me di cuenta de que estaba curada.

Obtuve la confirmación cuando el 15 de julio fui a ver al médico, llorando, y le dije: “Bueno, no sé qué me está pasando”. Estaba aturdido y al mismo tiempo muy feliz: comprendió lo que había sucedido.

¿Es el mismo doctor al que invitó a venir a Lourdes, el Dr. Fumery?

Sí es el. Me hizo un examen clínico y confirmó que no me quedaba nada.

Hermana Bernadette, un maratón le estaba esperando hasta el reconocimiento del “milagro” …

Es decir, era necesario probar que esta curación era milagrosa. Encontré primero al obispo, nuestro obispo, y le conté lo que me había sucedido. El médico que me atendió ya me había propuesto hacer un archivo para depositarlo en la oficina de observaciones médicas de Lourdes y, cuando me reuní con el obispo, me confirmó que tenía que hacerlo para poder testificar algún día. Yo digo “tal vez”, no se ha logrado hasta ahora.

En 2009, tuve una primera reunión en el consultorio médico con todos los médicos y cuidadores que estaban presentes en Lourdes, donde presenté mi archivo que había recopilado durante los meses anteriores, porque tenemos que proporcionar todos los partes en nuestro poder: informes de hospitales, informes de médicos, exámenes, etc. Así que hay que proporcionar todo, tienes que contar toda tu historia, con todas las fechas, de lo que has vivido. El Dr. De Franciscis, que acababa de llegar al despacho médico, acababa de reemplazar al Dr. Tellier en Lourdes.

Un italiano creo …

Sí, él es italiano. Hizo votar al final de la asamblea y decidió que este archivo permanecería abierto, porque a veces hay una primera reunión como esta y el archivo no se guarda. Allí guardó el archivo y luego me pidieron que hiciera algunas evaluaciones. Pasé dos evaluaciones psiquiátricas en París, tuve que volver a hacer exámenes de escaner, ver a un especialista en reumatología, después ver a un neurólogo, en resumen, toda la panoplia. Esto duró ocho años, todos los años: cuando fui a Lourdes, fui a la oficina médica. Hubo tres veces, tres grandes reuniones con todos los cuidadores y cada vez recomenzaba mi historia de nuevo y seguido hubo una votación. Es cierto que a menudo eran numerosos pero hubo muy pocas abstenciones, muy pocos “no”.

En general, los médicos reconocieron que para ellos era “inexplicable”. De hecho, esto fue confirmado por la oficina médica internacional de Lourdes el 16 de noviembre de 2016. Allí, el comité médico internacional votó en presencia del Obispo de Lourdes que era una curación inexplicable en el estado actual de los conocimientos científicos debido a que existen criterios, es necesario que haya imposibilidad de curación, es necesario que sea grave, tiene que ser brutal, ya sea a largo plazo y que podamos tener los exámenes antes y después de comparar. Así que volví a hacer el electromiograma, hice la tomografía computarizada de nuevo, así que votaron que sí y solo hubo un no, más que la mayoría.

Es el obispo de Lourdes quien transfirió el archivo al obispo de Beauvais, que actualmente es el obispo Jacques Benoit-Gonnin, y se lo trajo con este archivo para volver a convocar una comisión canónica formada por médicos y teólogos, sacerdotes, no para cuestionar lo que los médicos habían votado, sino para explicar el mismo este archivo y ver también cómo viví para Dios esta gracia durante diez años. Solo él podía tomar la decisión de reconocer por la Iglesia que era un milagro. Así es como, el 11 de febrero de 2018, fue proclamado en Lourdes esta curación reconocida como “milagrosa” por la Iglesia.

Allí, hicimos un cambio “radical”, porque curar nadie lo sabía o muy poco, en mi comunidad, por supuesto, lo sabíamos, pero primero no sabíamos si duraría y tomé una decisión retomé una vida activa tan pronto como pude. Viví con esta gracia en mi corazón, me pidieron silencio, así que respeté este silencio y viví plenamente, di mi vida a los enfermos, en el acompañamiento de los enfermos, a nivel parroquial,de la congregación y de la fraternidad, con esta gracia en el corazón pero sin mencionarlo. Debido a que ha sido reconocido por la Iglesia, entonces, es cierto que todo ha cambiado porque enfrenté la transición de una vida oculta a una vida pública. Es un paso para dar, y no es necesariamente obvio,

Hermana Bernadette, el obispo Benoit-Gonnin le preguntó cómo recibió esta gracia: ¿cómo vive y cómo experimenta su regreso a Lourdes?

Cada vez que vuelvo a Lourdes, siempre es una gran emoción porque es mi segunda tierra, diría yo, y cuando vuelvo a Lourdes en una peregrinación, voy con los enfermos y los acompaño con la hospitalidad. Me comprometí con la Hospitalidad de Oise en Lourdes, para el cuidado de los enfermos, en el mes de julio. Este año, volví siete veces, así que ya no es solo para los enfermos, sino para testificar, para testificar en los grupos de jóvenes, para testificar con los enfermos, los cuidadores y los peregrinos.

¿Testificar a los jóvenes es importante?

Sí, sí, es muy importante porque creo que los jóvenes tienen muchas preguntas y necesitan testimonios hoy. Resulta que estuve en Lille ante anoche con quinientos jóvenes estudiantes, fue realmente un momento extraordinario. Bueno, es cierto que tengo un poco de temperamento, tengo mi naturaleza y no me complico, lo cuento como era y, al mismo tiempo, a veces con un toque de humor. No me tomo en serio, me quedo como soy simplemente porque, de hecho, no puedo estar orgullosa porque este regalo lo recibí completamente de Dios y solo tengo que devolverlo como el Señor me ha pedido que lo dé todo. Ya lo he dado todo en mi compromiso con la vida consagrada y continúo dando hoy de otra manera. Siento que los jóvenes de hoy necesitan testigos.

Hermana Bernadette, usted dijo una vez: “Con los enfermos, no se necesitan rollos”.¿Qué se puede decir a un enfermo según su experiencia, para ayudarle, para apoyarle en su camino de la enfermedad?

Creo que la primera ayuda es estar ahí, estar ahí con nuestra presencia de amistad, estar ahí para tomar las manos, estar ahí con la oración ,con nuestro corazón porque no podemos siempre decir al enfermo: “Ruego por ti”, o: “Tu sabes, comulgas con la pasión de Cristo”. Es un largo camino para ir con el enfermo para quizás un día llegar a decirle: “Aquí, el Señor te ha elegido, tu comulgas con su sufrimiento y tu vida es tan fructífera como la mía y quizás será más porque tienes una misión en la Iglesia que no has elegido, que el Señor te pide”.

Al mismo tiempo, creo que va mucho con la actitud, a través de los gestos, a través de la compasión, la presencia y la oración interior. Por eso digo que no pronuncio discursos a los enfermos, de hecho, a menudo nos desarmamos frente al enfermo. Solo tenemos que estar ahí para escucharlo. Eso es lo que les digo a los médicos. Un joven médico me hizo la pregunta anteayer y le respondí: “Esta es la mayor ayuda que pueden tener, ustedes, los médicos, está la técnica, es verdad, para diagnosticar, pero primero esta la escucha del enfermo, tiene algo que decirte”.

El 11 de febrero es también un momento en que el sacramento de los enfermos se propone a los que sufren. ¿Cómo podemos ofrecerles este sacramento, acompañarlos en este sacramento?

Acompañarlos a este sacramento y ofrecérselos es ofrecerles lo que puede ayudarles, ayudarles a vivir su camino de sufrimiento. Pero a veces el sacramento de los enfermos también puede ser un sacramento de curación. Mi madre se curó después de recibir el sacramento de los enfermos cuando tuvo fiebre puerperal yen la época en la que eso no se curaba. Es un sacramento que nos da el Espíritu Santo, nos da fuerza, y cuando recibimos el sacramento de los enfermos, oramos por la curación de los enfermos. De hecho, solo el Señor es el maestro de la vida, pero sé que los enfermos que la reciben siempre reciben una fortaleza, una gracia. Los enfermos que acompañé al final de sus vidas, cuando regresaron de Lourdes, eran más fuertes y terminaron su viaje en una gran paz, gracias a la gracia de Lourdes. Allí estaba el sacramento de los enfermos, allí estaban las piscinas, había oración y vida fraterna, y tenían la Eucaristía. Y a menudo, los enfermos que no practicaban todos los domingos vuelven muy diferentes, con una fuerza que no se puede explicar, pero que yo puedo vivir con ellos hasta el final y con sus familias. A partir de ahí, hacen un gran camino en el descubrimiento de Cristo.

Hermana Bernadette Moriau, ¿puedo pedirle que termine con una palabra del Evangelio que vive en usted? 

“Nada es imposible para Dios”, es una palabra del ángel a María en la Anunciación, cuando preguntó: “¿Cómo se hará? “. El ángel respondió: “Nada es imposible para Dios”. Y luego: “El Señor hizo maravillas por mí”. A menudo repito el Magnificat de la Virgen. Y: “Lo que harás con uno de los mas pequeños, me lo hacéis a mí”. Creo que es una palabra del evangelio muy fuerte. El Evangelio no es de hace dos mil años, el Evangelio sigue siendo todavía hoy, Jesús todavía puede sanar hoy. 

Fuente:  Zenit.org

Noticias relacionadas

WpCoderX