Jornada Nacional del Enfermo: domingo 11 de noviembre 2018

Enfermo

Buenos Aires (AICA): La Comisión Episcopal de la Salud recordó que el domingo 11 de noviembre se celebrará la Jornada Nacional del Enfermo, a la que consideró una fecha para “tener presentes y acompañar especialmente a nuestros hermanos que están atravesando un problema de salud”. Propuso gestos para ese día y destacó que el lema de este año es “María, ahí tienes a tu Hijo… ahí tienes a tu Madre”.

“María, ahí tienes a tu Hijo… ahí tienes a tu Madre”, será el lema de la Jornada Nacional del Enfermo 2018 prevista para el domingo 11 de noviembre y a la que la Comisión Episcopal de la Salud consideró una fecha para “tener presentes y acompañar especialmente a nuestros hermanos que están atravesando un problema de salud”. 

“Es también una jornada en la que se sensibiliza al Pueblo de Dios para acompañar, en el nombre de Jesús el Buen Pastor, a quienes están enfermos y a sus seres queridos”, destacó el presbítero Tomás Barbero, secretario ejecutivo del organismo episcopal.  En nombre del equipo de la Comisión Episcopal de la Pastoral de la Salud, el sacerdote propuso que ese día se tenga “algún gesto significativo con los enfermos” y citó, entre otros: una misa en la que se rece de un modo especial por ellos, administración del sacramento de la unción a quienes lo requieran, visitas a los hospitales y hogares de ancianos, bendiciones a los enfermos, distintos modos de oración por ellos.  “La idea es, de alguna manera, acercarles el consuelo, la fortaleza y la paz que vienen de Dios. También es una buena ocasión para dar a conocer la Pastoral de la Salud y su tarea, y si es posible, suscitar nuevas vocaciones al servicio comprometido en esta área”, subrayó.  El presbítero Barbero invitó, además, a leer el mensaje del papa Francisco para la XXVI Jornada Mundial del Enfermo 2018:

http://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/sick/documents/papa-francesco_20171126_giornata-malato.html

Informes: comisionepiscopalpastoralsalud@gmail.com.+ 

Carta por el Día Nacional del Enfermo – Comisión Episcopal de Salud 

Como todos los años,  el segundo domingo del mes de noviembre la Iglesia en Argentina celebra la Jornada Nacional del Enfermo. Es un día para tener presente y acompañar especialmente a nuestros hermanos que están atravesando  problemas de salud.

Es también una jornada en la cual se sensibiliza al Pueblo de Dios para acompañar, en el nombre de Jesús, el Buen Pastor,  a quienes están enfermos y a sus seres queridos.  

Desde la Comisión Episcopal de la Pastoral de la Salud les proponemos entonces, en la medida de sus posibilidades,  tener algún gesto significativo  con los enfermos en este día (una Misa en la que se rece de un modo especial por los enfermos y si resultara conveniente, se administre el sacramento de la unción a quienes lo requieran; visitas a los hospitales y hogares de ancianos; bendiciones a los enfermos;  distintos modos de oración por ellos, etc.) La idea es acercarles el consuelo, la fortaleza y la paz que vienen de Dios. También es una buena ocasión para dar a conocer la Pastoral de la Salud y su tarea, y si es posible, suscitar nuevas vocaciones comprometidas  en este  servicio de amor y misericordia.

El papa Francisco  en su mensaje de este año nos recuerda que el tema de la Jornada del Enfermo se inspira en las palabras que Jesús, desde la cruz, dirige a su madre María y a Juan: «Ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa» (Jn 19,26-27).

Las palabras de Jesús son el origen de la vocación materna de María hacia la humanidad entera. Ella será la madre de los discípulos de su Hijo y cuidará de ellos y de su camino. Y sabemos que el cuidado materno de un hijo o de una hija incluye todos los aspectos de su educación, tanto los materiales como los espirituales.

 El discípulo Juan, el discípulo amado, representa a la Iglesia, pueblo mesiánico. Él debe reconocer a María como su propia madre. Y al reconocerla, está llamado a acogerla, a contemplar en ella el modelo del discipulado y también la vocación materna que Jesús le ha confiado, con las inquietudes y los planes que conlleva: la Madre que ama y genera a hijos capaces de amar según el mandato de Jesús

Juan, como discípulo que lo compartió todo con Jesús, sabe que el Maestro quiere conducir a todos los hombres al encuentro con el Padre. Nos enseña cómo Jesús encontró a muchas personas enfermas en el espíritu, porque estaban llenas de orgullo (cf. Jn8,31-39) y enfermas en el cuerpo (cf. Jn 5,6). A todas les dio misericordia y perdón, y a los enfermos también curación física, un signo de la vida abundante del Reino, donde se enjuga cada lágrima.

La memoria de la larga historia de servicio a los enfermos es motivo de alegría para la comunidad cristiana y especialmente para aquellos que realizan ese servicio en la actualidad. Sin embargo, hace falta mirar al pasado sobre todo para dejarse enriquecer por el mismo. Debemos aprender: la creatividad, impulsada por la caridad, de muchas iniciativas emprendidas a lo largo de los siglos; el compromiso en la investigación científica, para proporcionar a los enfermos una atención innovadora y fiable.

La inteligencia organizacional y la caridad requieren más bien que se respete a la persona enferma en su dignidad y se la ponga siempre en el centro del proceso de la curación. Estas deben ser las orientaciones también de los cristianos que trabajan en las estructuras públicas y que, por su servicio, están llamados a dar un buen testimonio del Evangelio.

Jesús entregó a la Iglesia su poder de curar: «A los que crean, les acompañarán estos signos: […] impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos» (Mc 16,17-18). En los Hechos de los Apóstoles, leemos la descripción de las curaciones realizadas por Pedro (cf. Hch 3,4-8) y Pablo (cf. Hch 14,8-11). La tarea de la Iglesia, que sabe que debe mirar a los enfermos con la misma mirada llena de ternura y compasión que su Señor, responde a este don de Jesús.

La pastoral de la salud sigue siendo, y siempre será, una misión necesaria y esencial que hay que vivir con renovado ímpetu tanto en las comunidades parroquiales como en los centros de atención más excelentes. No podemos olvidar la ternura y la perseverancia con las que muchas familias acompañan a sus hijos, padres y familiares, enfermos crónicos o discapacitados graves. La atención brindada en la familia es un testimonio extraordinario de amor por la persona humana que hay que respaldar con un reconocimiento adecuado y con unas políticas apropiadas. Por lo tanto, médicos y enfermeros, sacerdotes, consagrados y voluntarios, familiares y todos aquellos que se comprometen en el cuidado de los enfermos, participan en esta misión eclesial. Se trata de una responsabilidad compartida que enriquece el valor del servicio diario de cada uno.

A María, Madre de la ternura, queremos confiarle todos los enfermos en el cuerpo y en el espíritu, para que los sostenga en la esperanza. Le pedimos también que nos ayude a acoger a nuestros hermanos enfermos. La Iglesia sabe que necesita una gracia especial para estar a la altura de su servicio evangélico de atención a los enfermos.

La Virgen María interceda por esta XXVI Jornada Mundial del Enfermo, ayude a las personas enfermas a vivir su sufrimiento en comunión con el Señor Jesús y apoye a quienes cuidan de ellas.

El Papa Francisco otorga a todos, enfermos, agentes sanitarios y voluntarios, su Bendición Apostólica.  Con alegría y agradecimiento rezamos por él.

Noticias relacionadas

WpCoderX